Últimas recetas

Este simple truco devolverá la vida al cereal rancio

Este simple truco devolverá la vida al cereal rancio



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

¡No tires esa caja de cereal abierta hace mucho tiempo! Hay una manera de salvarlo

istockphoto.com

El cereal puede ser una de las cosas más deliciosas de la historia: crujiente, cremoso y dulce, un tazón lleno de sabor (si elige la marca correcta, por supuesto) que es sabroso hasta el último bocado. ¿Pero no odias cuando tomas una caja de tu cereal favorito y lo viertes en tu tazón, solo para descubrir que ya no es crujiente y delicioso, sino que es una sombra flácida y rancia de lo que era antes? ¿Y que?

Ya sea que esté tomando cereal para el desayuno o para un refrigerio nocturno, descubrir que se ha transformado (aparentemente de la noche a la mañana) de fabuloso a monótono puede ser un verdadero fastidio, ¿verdad? ¡Nunca temas! Hay una solución (un "truco", por así decirlo), y es muy simple.

Vaya a su horno de confianza cuando llegue la hora de los cereales rancios y nunca vuelva a desechar prematuramente un tazón de hojuelas de maíz insatisfactoriamente suave. Simplemente coloque el horno a 350 grados Fahrenheit, extienda su cereal triste y rancio de manera uniforme en una bandeja para hornear y tírelo para tostar durante 5-10 minutos. Entonces todo lo que tienes que hacer es dejar que se enfríe y voila - perfecto, satisfactorio y, lo más importante, crujiente cereal. Así que ahí lo tienes: el cereal, una cosa mágica y maravillosa, se puede traer de vuelta de la tumba. ¿Sabías que puedes salvar cereales? Hay más cereales de lo que piensas, como estas cosas que no sabías sobre 16 cereales populares para el desayuno.


Este simple truco devolverá la vida al cereal rancio - Recetas

Gracias al Dr. Bob Murray por escribir este artículo. Como amante de los perros y dueña de perros (bueno, creo que Samson y Buddy son mis dueños), puedo relacionarme con los beneficios de tener un perro. Incluso cuando no tengo ganas de caminar, ¡esos ojos suplicantes de perrito me atrapan todo el tiempo!

Seguro que es un título insípido. ¿Por qué no algo más definitivo como "Tener un perro te hace más en forma"? Después de todo, la mayoría de los dueños de perros pueden dar fe del aumento de su actividad física diaria solo para cuidar a su mascota, incluidos los paseos regulares por el vecindario. Aproximadamente la mitad de los hogares de EE. UU. Tienen al menos un perro y algunos estudios sugieren que los dueños de perros caminan más que los que no lo son y es mucho más probable que cumplan con las recomendaciones actuales de actividad física (150 minutos de actividad física por semana). Utilizo la palabra "sugerir" porque aún no está del todo claro si los dueños de perros caminan más solo porque ya llevan estilos de vida más activos o si los dueños de perros estudiados sobrestimaron la cantidad de tiempo que realmente dedican a pasear a sus mascotas. En una nota más positiva, otros estudios informan que los dueños de perros son menos sedentarios porque se mueven más y se sientan menos durante el día.

En teoría, tener un perro podría ayudar a reducir la epidemia de comportamiento sedentario que aumenta el riesgo de todo tipo de enfermedades, como enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares, obesidad y diabetes. Está claro que el aumento de la actividad física diaria combate todos esos resultados desagradables, sin embargo, la mayoría de los estadounidenses adultos no se acercan a realizar la cantidad recomendada de actividad física (150 minutos a la semana).

A menudo pensamos en la actividad física como algo que se debe programar en nuestros días y no como el total de todo el movimiento que podemos realizar durante un día. En realidad, es la suma de ese movimiento, día tras día, lo que proporciona beneficios de por vida para la salud y el bienestar. Por ejemplo, si una persona asiste a una clase de ejercicio diaria de una hora, suda, pero luego es sedentaria las 23 horas restantes, los beneficios de esa hora de ejercicio disminuyen considerablemente. Por el contrario, existen grandes beneficios para quienes están activos todo el día de una forma u otra, ya sea en las tareas del hogar, la jardinería, caminar, trabajar, etc. Agregue a esa lista el cuidado de mascotas, especialmente perros.

Motivar a las personas a cambiar un estilo de vida sedentario por un estilo de vida activo no es una tarea fácil. Es relativamente sencillo para nosotros cambiar nuestros hábitos a corto plazo (por ejemplo, unirnos a un gimnasio), pero un cambio de comportamiento sostenido a largo plazo (por ejemplo, ir al gimnasio con regularidad) es mucho más difícil para la mayoría de las personas. Y ahí es donde entra en juego la propiedad de un perro.

Puede que se sorprenda o no al saber que algunos científicos han pensado mucho en lo que nos motiva a hacer ejercicio. Aquí hay una explicación científica reciente: "... el marco de control de múltiples acciones (M-PAC) es un modelo específico de PA de [actividad física] que reconoce los procesos reflexivos (por ejemplo, la capacidad percibida) como antecedentes de la formación de la intención de la AP, los procesos regulatorios como clave para la traducción de la intención a la conducta ( también conocido como control de acción) y procesos reflexivos (p. ej., hábito) como posibles sellos distintivos del mantenimiento de la AP.” ( haga clic aquí para ver el estudio citado.)

Los dueños de perros responsables reconocen la necesidad de actividad física de su mascota y eso implica paseos diarios, entre otras actividades relacionadas con el perro (alimentar, acariciar, cepillar, etc.) Los buenos padres de perros desarrollan hábitos de actividad física diaria sostenibles y repetibles que pueden durar muchos años. motivados por el amor que sienten por su mascota y su deseo de brindar la mejor atención posible para garantizar que su perro tenga una larga vida útil.

Tener un perro obviamente no es una solución segura para reducir el tiempo sedentario y aumentar el tiempo de actividad física, pero ser un dueño responsable de un perro significa que caminarás más (y te inclinarás más a menudo) que antes de tener un perro. . Y si esas actividades se suman a su actividad diaria total, estará mejor tanto física como emocionalmente.

Si su cónyuge o pareja es reacio a asumir las responsabilidades de un padre de mascota, tal vez un argumento convincente podría ser "Pero cariño, tener un cachorro nos ayudará a ambos a vivir vidas más largas y felices y no hay nada que me gustaría más que gastar". más tiempo contigo ".

Para obtener más consejos sobre cómo moverse bien a medida que envejecemos, consulte Alimentos y acondicionamiento físico después de los 50 , disponible en Amazon y otros vendedores de libros.

Copyright © 2019 [Christine Rosenbloom]. Reservados todos los derechos.


Este simple truco devolverá la vida al cereal rancio - Recetas

Gracias al Dr. Bob Murray por escribir este artículo. Como amante de los perros y dueña de perros (bueno, creo que Samson y Buddy son mis dueños), puedo relacionarme con los beneficios de tener un perro. Incluso cuando no tengo ganas de caminar, ¡esos ojos suplicantes de perrito me atrapan todo el tiempo!

Seguro que es un título insípido. ¿Por qué no algo más definitivo como "Tener un perro te hace más en forma"? Después de todo, la mayoría de los dueños de perros pueden dar fe del aumento de su actividad física diaria solo para cuidar a su mascota, incluidos los paseos regulares por el vecindario. Aproximadamente la mitad de los hogares de EE. UU. Tienen al menos un perro y algunos estudios sugieren que los dueños de perros caminan más que los que no lo son y es mucho más probable que cumplan con las recomendaciones actuales de actividad física (150 minutos de actividad física por semana). Utilizo la palabra "sugerir" porque todavía no está del todo claro si los dueños de perros caminan más solo porque ya llevan estilos de vida más activos o si los dueños de perros estudiados sobrestimaron la cantidad de tiempo que realmente dedican a pasear a sus mascotas. En una nota más positiva, otros estudios informan que los dueños de perros son menos sedentarios porque se mueven más y se sientan menos durante el día.

En teoría, tener un perro podría ayudar a reducir la epidemia de comportamiento sedentario que aumenta el riesgo de todo tipo de enfermedades, como enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares, obesidad y diabetes. Está claro que el aumento de la actividad física diaria combate todos esos resultados desagradables, sin embargo, la mayoría de los estadounidenses adultos no se acercan a realizar la cantidad recomendada de actividad física (150 minutos a la semana).

A menudo pensamos en la actividad física como algo que se debe programar en nuestros días y no como el total de todos los movimientos que podemos realizar durante un día. En realidad, es la suma de ese movimiento, día tras día, lo que proporciona beneficios de por vida para la salud y el bienestar. Por ejemplo, si una persona asiste a una clase de ejercicio diaria de una hora, suda, pero luego es sedentaria las 23 horas restantes, los beneficios de esa hora de ejercicio disminuyen considerablemente. Por el contrario, existen grandes beneficios para quienes están activos todo el día de una forma u otra, ya sea en las tareas del hogar, la jardinería, caminar, trabajar, etc. Agregue a esa lista el cuidado de mascotas, especialmente perros.

Motivar a las personas a cambiar un estilo de vida sedentario por un estilo de vida activo no es una tarea fácil. Es relativamente sencillo para nosotros cambiar nuestros hábitos a corto plazo (por ejemplo, unirnos a un gimnasio), pero un cambio de comportamiento sostenido a largo plazo (por ejemplo, ir al gimnasio con regularidad) es mucho más difícil para la mayoría de las personas. Y ahí es donde entra en juego la propiedad de un perro.

Puede que se sorprenda o no al saber que algunos científicos han pensado mucho en lo que nos motiva a hacer ejercicio. Aquí hay una explicación científica reciente: "... El marco de control de múltiples acciones (M-PAC) es un modelo específico de PA [actividad física] que reconoce los procesos reflexivos (por ejemplo, la capacidad percibida) como antecedentes de la formación de la intención de la AP, los procesos regulatorios como clave para la traducción de la intención en comportamiento ( también conocido como control de acción) y procesos reflexivos (p. ej., hábito) como posibles sellos distintivos del mantenimiento de la AP.” ( haga clic aquí para ver el estudio citado.)

Los dueños de perros responsables reconocen la necesidad de actividad física de su mascota y eso implica paseos diarios, entre otras actividades relacionadas con el perro (alimentar, acariciar, cepillar, etc.) Los buenos padres de perros desarrollan hábitos de actividad física diaria sostenibles y repetibles que pueden durar muchos años. motivados por el amor que sienten por su mascota y su deseo de brindar la mejor atención posible para garantizar que su perro tenga una larga vida útil.

Tener un perro obviamente no es una solución segura para reducir el tiempo sedentario y aumentar el tiempo de actividad física, pero ser un dueño responsable de un perro significa que caminarás más (y te inclinarás más a menudo) que antes de tener un perro. . Y si esas actividades se suman a su actividad diaria total, estará mejor tanto física como emocionalmente.

Si su cónyuge o pareja es reacio a asumir las responsabilidades de un padre de mascota, tal vez un argumento convincente podría ser "Pero cariño, tener un cachorro nos ayudará a ambos a vivir vidas más largas y felices y no hay nada que me gustaría más que gastar". más tiempo contigo ".

Para obtener más consejos sobre cómo moverse bien a medida que envejecemos, consulte Alimentos y acondicionamiento físico después de los 50 , disponible en Amazon y otros vendedores de libros.

Copyright © 2019 [Christine Rosenbloom]. Reservados todos los derechos.


Este simple truco devolverá la vida al cereal rancio - Recetas

Gracias al Dr. Bob Murray por escribir este artículo. Como amante de los perros y dueña de perros (bueno, creo que Samson y Buddy son mis dueños), puedo relacionarme con los beneficios de tener un perro. Incluso cuando no tengo ganas de caminar, ¡esos ojos suplicantes de perrito me atrapan todo el tiempo!

Seguro que es un título insípido. ¿Por qué no algo más definitivo como "Tener un perro te hace más en forma"? Después de todo, la mayoría de los dueños de perros pueden dar fe del aumento de su actividad física diaria solo para cuidar a su mascota, incluidos los paseos regulares por el vecindario. Aproximadamente la mitad de los hogares de EE. UU. Tienen al menos un perro y algunos estudios sugieren que los dueños de perros caminan más que los que no lo son y es mucho más probable que cumplan con las recomendaciones actuales de actividad física (150 minutos de actividad física por semana). Utilizo la palabra "sugerir" porque todavía no está del todo claro si los dueños de perros caminan más solo porque ya llevan estilos de vida más activos o si los dueños de perros estudiados sobrestimaron la cantidad de tiempo que realmente dedican a pasear a sus mascotas. En una nota más positiva, otros estudios informan que los dueños de perros son menos sedentarios porque se mueven más y se sientan menos durante el día.

En teoría, tener un perro podría ayudar a reducir la epidemia de comportamiento sedentario que aumenta el riesgo de todo tipo de enfermedades, como enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares, obesidad y diabetes. Está claro que el aumento de la actividad física diaria combate todos esos resultados desagradables, sin embargo, la mayoría de los estadounidenses adultos no se acercan a realizar la cantidad recomendada de actividad física (150 minutos a la semana).

A menudo pensamos en la actividad física como algo que se debe programar en nuestros días y no como el total de todo el movimiento que podemos realizar durante un día. En realidad, es la suma de ese movimiento, día tras día, lo que proporciona beneficios de por vida para la salud y el bienestar. Por ejemplo, si una persona asiste a una clase de ejercicio diaria de una hora, suda, pero luego es sedentaria las 23 horas restantes, los beneficios de esa hora de ejercicio disminuyen considerablemente. Por el contrario, existen grandes beneficios para quienes están activos todo el día de una forma u otra, ya sea en las tareas del hogar, la jardinería, caminar, trabajar, etc. Agregue a esa lista el cuidado de mascotas, especialmente perros.

Motivar a las personas a cambiar un estilo de vida sedentario por un estilo de vida activo no es una tarea fácil. Es relativamente sencillo para nosotros cambiar nuestros hábitos a corto plazo (por ejemplo, unirnos a un gimnasio), pero un cambio de comportamiento sostenido a largo plazo (por ejemplo, ir al gimnasio con regularidad) es mucho más difícil para la mayoría de las personas. Y ahí es donde entra en juego la propiedad de un perro.

Puede que se sorprenda o no al saber que algunos científicos han pensado mucho en lo que nos motiva a hacer ejercicio. Aquí hay una explicación científica reciente: "... el marco de control de múltiples acciones (M-PAC) es un modelo específico de PA de [actividad física] que reconoce los procesos reflexivos (por ejemplo, la capacidad percibida) como antecedentes de la formación de la intención de la AP, los procesos regulatorios como clave para la traducción de la intención a la conducta ( también conocido como control de acción) y procesos reflexivos (p. ej., hábito) como posibles sellos distintivos del mantenimiento de la AP.” ( haga clic aquí para ver el estudio citado.)

Los dueños de perros responsables reconocen la necesidad de actividad física de su mascota y eso implica paseos diarios, entre otras actividades relacionadas con el perro (alimentar, acariciar, acicalar, etc.) Los buenos padres de perros desarrollan hábitos de actividad física diaria sostenibles y repetibles que pueden durar muchos años. motivados por el amor que sienten por su mascota y su deseo de brindar la mejor atención posible para garantizar que su perro tenga una larga vida útil.

Tener un perro obviamente no es una solución segura para reducir el tiempo sedentario y aumentar el tiempo de actividad física, pero ser un dueño responsable de un perro significa que caminarás más (y te inclinarás más a menudo) que antes de tener un perro. . Y si esas actividades se suman a su actividad diaria total, estará mejor tanto física como emocionalmente.

Si su cónyuge o pareja es reacio a asumir las responsabilidades de un padre de mascota, tal vez un argumento convincente podría ser "Pero cariño, tener un cachorro nos ayudará a ambos a vivir vidas más largas y felices y no hay nada que me gustaría más que gastar". más tiempo contigo ".

Para obtener más consejos sobre cómo moverse bien a medida que envejecemos, consulte Alimentos y acondicionamiento físico después de los 50 , disponible en Amazon y otros vendedores de libros.

Copyright © 2019 [Christine Rosenbloom]. Reservados todos los derechos.


Este simple truco devolverá la vida al cereal rancio - Recetas

Gracias al Dr. Bob Murray por escribir este artículo. Como amante de los perros y dueña de perros (bueno, creo que Samson y Buddy son mis dueños), puedo relacionarme con los beneficios de tener un perro. Incluso cuando no tengo ganas de caminar, ¡esos ojos suplicantes de perrito me atrapan todo el tiempo!

Seguro que es un título insípido. ¿Por qué no algo más definitivo como "Tener un perro te hace más en forma"? Después de todo, la mayoría de los dueños de perros pueden dar fe del aumento de su actividad física diaria solo para cuidar a su mascota, incluidos los paseos regulares por el vecindario. Aproximadamente la mitad de los hogares de EE. UU. Tienen al menos un perro y algunos estudios sugieren que los dueños de perros caminan más que los que no lo son y es mucho más probable que cumplan con las recomendaciones actuales de actividad física (150 minutos de actividad física por semana). Utilizo la palabra "sugerir" porque aún no está del todo claro si los dueños de perros caminan más solo porque ya llevan estilos de vida más activos o si los dueños de perros estudiados sobrestimaron la cantidad de tiempo que realmente dedican a pasear a sus mascotas. En una nota más positiva, otros estudios informan que los dueños de perros son menos sedentarios porque se mueven más y se sientan menos durante el día.

En teoría, tener un perro podría ayudar a reducir la epidemia de comportamiento sedentario que aumenta el riesgo de todo tipo de enfermedades, como enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares, obesidad y diabetes. Está claro que el aumento de la actividad física diaria combate todos esos resultados desagradables, sin embargo, la mayoría de los estadounidenses adultos no se acercan a realizar la cantidad recomendada de actividad física (150 minutos a la semana).

A menudo pensamos en la actividad física como algo que se debe programar en nuestros días y no como el total de todo el movimiento que podemos realizar durante un día. En realidad, es la suma de ese movimiento, día tras día, lo que proporciona beneficios de por vida para la salud y el bienestar. Por ejemplo, si una persona asiste a una clase de ejercicio diaria de una hora, suda, pero luego es sedentaria las 23 horas restantes, los beneficios de esa hora de ejercicio disminuyen considerablemente. Por el contrario, existen grandes beneficios para quienes están activos todo el día de una forma u otra, ya sea en las tareas del hogar, la jardinería, caminar, trabajar, etc. Agregue a esa lista el cuidado de mascotas, especialmente perros.

Motivar a las personas a cambiar un estilo de vida sedentario por un estilo de vida activo no es una tarea fácil. Es relativamente sencillo para nosotros cambiar nuestros hábitos a corto plazo (por ejemplo, unirnos a un gimnasio), pero un cambio de comportamiento sostenido a largo plazo (por ejemplo, ir al gimnasio con regularidad) es mucho más difícil para la mayoría de las personas. Y ahí es donde entra en juego la propiedad de un perro.

Puede que se sorprenda o no al saber que algunos científicos han pensado mucho en lo que nos motiva a hacer ejercicio. Aquí hay una explicación científica reciente: "... el marco de control de múltiples acciones (M-PAC) es un modelo específico de PA de [actividad física] que reconoce los procesos reflexivos (por ejemplo, la capacidad percibida) como antecedentes de la formación de la intención de la AP, los procesos regulatorios como clave para la traducción de la intención a la conducta ( también conocido como control de acción) y procesos reflexivos (p. ej., hábito) como posibles sellos distintivos del mantenimiento de la AP.” ( haga clic aquí para ver el estudio citado.)

Los dueños de perros responsables reconocen la necesidad de actividad física de su mascota y eso implica paseos diarios, entre otras actividades relacionadas con el perro (alimentar, acariciar, cepillar, etc.) Los buenos padres de perros desarrollan hábitos de actividad física diaria sostenibles y repetibles que pueden durar muchos años. motivados por el amor que sienten por su mascota y su deseo de brindar la mejor atención posible para garantizar que su perro tenga una larga vida útil.

Tener un perro obviamente no es una solución segura para reducir el tiempo sedentario y aumentar el tiempo de actividad física, pero ser un dueño responsable de un perro significa que caminarás más (y te inclinarás más a menudo) que antes de tener un perro. . Y si esas actividades se suman a su actividad diaria total, estará mejor tanto física como emocionalmente.

Si su cónyuge o pareja es reacio a asumir las responsabilidades de un padre de mascota, tal vez un argumento convincente podría ser "Pero cariño, tener un cachorro nos ayudará a ambos a vivir vidas más largas y felices y no hay nada que me gustaría más que gastar". más tiempo contigo ".

Para obtener más consejos sobre cómo moverse bien a medida que envejecemos, consulte Alimentos y acondicionamiento físico después de los 50 , disponible en Amazon y otros vendedores de libros.

Copyright © 2019 [Christine Rosenbloom]. Reservados todos los derechos.


Este simple truco devolverá la vida al cereal rancio - Recetas

Gracias al Dr. Bob Murray por escribir este artículo. Como amante de los perros y dueña de perros (bueno, creo que Samson y Buddy son mis dueños), puedo relacionarme con los beneficios de tener un perro. Incluso cuando no tengo ganas de caminar, ¡esos ojos suplicantes de perrito me atrapan todo el tiempo!

Seguro que es un título insípido. ¿Por qué no algo más definitivo como "Tener un perro te hace más en forma"? Después de todo, la mayoría de los dueños de perros pueden dar fe del aumento de su actividad física diaria solo para cuidar a su mascota, incluidos los paseos regulares por el vecindario. Aproximadamente la mitad de los hogares de EE. UU. Tienen al menos un perro y algunos estudios sugieren que los dueños de perros caminan más que los que no lo son y es mucho más probable que cumplan con las recomendaciones actuales de actividad física (150 minutos de actividad física por semana). Utilizo la palabra "sugerir" porque todavía no está del todo claro si los dueños de perros caminan más solo porque ya llevan estilos de vida más activos o si los dueños de perros estudiados sobrestimaron la cantidad de tiempo que realmente dedican a pasear a sus mascotas. En una nota más positiva, otros estudios informan que los dueños de perros son menos sedentarios porque se mueven más y se sientan menos durante el día.

En teoría, tener un perro podría ayudar a reducir la epidemia de comportamiento sedentario que aumenta el riesgo de todo tipo de enfermedades, como enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares, obesidad y diabetes. Está claro que el aumento de la actividad física diaria combate todos esos resultados desagradables, sin embargo, la mayoría de los estadounidenses adultos no se acercan a realizar la cantidad recomendada de actividad física (150 minutos a la semana).

A menudo pensamos en la actividad física como algo que se debe programar en nuestros días y no como el total de todo el movimiento que podemos realizar durante un día. En realidad, es la suma de ese movimiento, día tras día, lo que proporciona beneficios de por vida para la salud y el bienestar. Por ejemplo, si una persona asiste a una clase de ejercicio diaria de una hora, suda, pero luego es sedentaria las 23 horas restantes, los beneficios de esa hora de ejercicio disminuyen considerablemente. Por el contrario, existen grandes beneficios para quienes están activos todo el día de una forma u otra, ya sea en las tareas del hogar, la jardinería, caminar, trabajar, etc. Agregue a esa lista el cuidado de mascotas, especialmente perros.

Motivar a las personas a cambiar un estilo de vida sedentario por un estilo de vida activo no es una tarea fácil. Es relativamente sencillo para nosotros cambiar nuestros hábitos a corto plazo (por ejemplo, unirnos a un gimnasio), pero un cambio de comportamiento sostenido a largo plazo (por ejemplo, ir al gimnasio con regularidad) es mucho más difícil para la mayoría de las personas. Y ahí es donde entra en juego la propiedad de un perro.

Puede que se sorprenda o no al saber que algunos científicos han pensado mucho en lo que nos motiva a hacer ejercicio. Aquí hay una explicación científica reciente: "... El marco de control de múltiples acciones (M-PAC) es un modelo específico de PA [actividad física] que reconoce los procesos reflexivos (por ejemplo, la capacidad percibida) como antecedentes de la formación de la intención de la AP, los procesos regulatorios como clave para la traducción de la intención en comportamiento ( también conocido como control de acción) y procesos reflexivos (p. ej., hábito) como posibles sellos distintivos del mantenimiento de la AP.” ( haga clic aquí para ver el estudio citado.)

Los dueños de perros responsables reconocen la necesidad de actividad física de su mascota y eso implica paseos diarios, entre otras actividades relacionadas con el perro (alimentar, acariciar, acicalar, etc.) Los buenos padres de perros desarrollan hábitos de actividad física diaria sostenibles y repetibles que pueden durar muchos años. motivados por el amor que sienten por su mascota y su deseo de brindar la mejor atención posible para garantizar que su perro tenga una larga vida útil.

Tener un perro obviamente no es una solución segura para reducir el tiempo sedentario y aumentar el tiempo de actividad física, pero ser un dueño responsable de un perro significa que caminarás más (y te inclinarás más a menudo) que antes de tener un perro. . Y si esas actividades se suman a su actividad diaria total, estará mejor tanto física como emocionalmente.

Si su cónyuge o pareja es reacio a asumir las responsabilidades de un padre de mascota, tal vez un argumento convincente podría ser "Pero cariño, tener un cachorro nos ayudará a ambos a vivir vidas más largas y felices y no hay nada que me gustaría más que gastar". más tiempo contigo ".

Para obtener más consejos sobre cómo moverse bien a medida que envejecemos, consulte Alimentos y acondicionamiento físico después de los 50 , disponible en Amazon y otros vendedores de libros.

Copyright © 2019 [Christine Rosenbloom]. Reservados todos los derechos.


Este simple truco devolverá la vida al cereal rancio - Recetas

Gracias al Dr. Bob Murray por escribir este artículo. Como amante de los perros y dueña de perros (bueno, creo que Samson y Buddy son mis dueños), puedo relacionarme con los beneficios de tener un perro. Incluso cuando no tengo ganas de caminar, ¡esos ojos suplicantes de perrito me atrapan todo el tiempo!

Seguro que es un título insípido. ¿Por qué no algo más definitivo como "Tener un perro te hace más en forma"? Después de todo, la mayoría de los dueños de perros pueden dar fe del aumento de su actividad física diaria solo para cuidar a su mascota, incluidos los paseos regulares por el vecindario. Aproximadamente la mitad de los hogares de EE. UU. Tienen al menos un perro y algunos estudios sugieren que los dueños de perros caminan más que los que no lo son y es mucho más probable que cumplan con las recomendaciones actuales de actividad física (150 minutos de actividad física por semana). Utilizo la palabra "sugerir" porque aún no está del todo claro si los dueños de perros caminan más solo porque ya llevan estilos de vida más activos o si los dueños de perros estudiados sobrestimaron la cantidad de tiempo que realmente dedican a pasear a sus mascotas. En una nota más positiva, otros estudios informan que los dueños de perros son menos sedentarios porque se mueven más y se sientan menos durante el día.

En teoría, tener un perro podría ayudar a reducir la epidemia de comportamiento sedentario que aumenta el riesgo de todo tipo de enfermedades, como enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares, obesidad y diabetes. Está claro que el aumento de la actividad física diaria combate todos esos resultados desagradables, sin embargo, la mayoría de los estadounidenses adultos no se acercan a realizar la cantidad recomendada de actividad física (150 minutos a la semana).

A menudo pensamos en la actividad física como algo que se debe programar en nuestros días y no como el total de todo el movimiento que podemos realizar durante un día. En realidad, es la suma de ese movimiento, día tras día, lo que proporciona beneficios de por vida para la salud y el bienestar. Por ejemplo, si una persona asiste a una clase de ejercicio diaria de una hora, suda, pero luego es sedentaria las 23 horas restantes, los beneficios de esa hora de ejercicio disminuyen considerablemente. Por el contrario, existen grandes beneficios para quienes están activos todo el día de una forma u otra, ya sea en las tareas del hogar, la jardinería, caminar, trabajar, etc. Agregue a esa lista el cuidado de mascotas, especialmente perros.

Motivar a las personas a cambiar un estilo de vida sedentario por un estilo de vida activo no es una tarea fácil. Es relativamente sencillo para nosotros cambiar nuestros hábitos a corto plazo (por ejemplo, unirnos a un gimnasio), pero un cambio de comportamiento sostenido a largo plazo (por ejemplo, ir al gimnasio con regularidad) es mucho más difícil para la mayoría de las personas. Y ahí es donde entra la propiedad de un perro.

Puede que se sorprenda o no al saber que algunos científicos han pensado mucho en lo que nos motiva a hacer ejercicio. Aquí hay una explicación científica reciente: "... El marco de control de múltiples acciones (M-PAC) es un modelo específico de PA [actividad física] que reconoce los procesos reflexivos (por ejemplo, la capacidad percibida) como antecedentes de la formación de la intención de la AP, los procesos regulatorios como clave para la traducción de la intención en comportamiento ( también conocido como control de acción) y procesos reflexivos (p. ej., hábito) como posibles sellos distintivos del mantenimiento de la AP.” ( haga clic aquí para ver el estudio citado.)

Los dueños de perros responsables reconocen la necesidad de actividad física de su mascota y eso implica paseos diarios, entre otras actividades relacionadas con el perro (alimentar, acariciar, acicalar, etc.) Los buenos padres de perros desarrollan hábitos de actividad física diaria sostenibles y repetibles que pueden durar muchos años. motivados por el amor que sienten por su mascota y su deseo de brindar la mejor atención posible para garantizar que su perro tenga una larga vida útil.

Tener un perro obviamente no es una solución segura para reducir el tiempo sedentario y aumentar el tiempo de actividad física, pero ser un dueño responsable de un perro significa que caminarás más (y te inclinarás más a menudo) que antes de tener un perro. . Y si esas actividades se suman a su actividad diaria total, estará mejor tanto física como emocionalmente.

Si su cónyuge o pareja es reacio a asumir las responsabilidades de un padre de mascota, tal vez un argumento convincente podría ser "Pero cariño, tener un cachorro nos ayudará a ambos a vivir vidas más largas y felices y no hay nada que me gustaría más que gastar". más tiempo contigo ".

Para obtener más consejos sobre cómo moverse bien a medida que envejecemos, consulte Alimentos y acondicionamiento físico después de los 50 , disponible en Amazon y otros vendedores de libros.

Copyright © 2019 [Christine Rosenbloom]. Reservados todos los derechos.


Este simple truco devolverá la vida al cereal rancio - Recetas

Gracias al Dr. Bob Murray por escribir este artículo. Como amante de los perros y dueña de perros (bueno, creo que Samson y Buddy son mis dueños), puedo relacionarme con los beneficios de tener un perro. Incluso cuando no tengo ganas de caminar, ¡esos ojos suplicantes de perrito me atrapan todo el tiempo!

Seguro que es un título insípido. ¿Por qué no algo más definitivo como "Tener un perro te hace más en forma"? Después de todo, la mayoría de los dueños de perros pueden dar fe del aumento de su actividad física diaria solo para cuidar a su mascota, incluidos los paseos regulares por el vecindario. Aproximadamente la mitad de los hogares de EE. UU. Tienen al menos un perro y algunos estudios sugieren que los dueños de perros caminan más que los que no lo son y es mucho más probable que cumplan con las recomendaciones actuales de actividad física (150 minutos de actividad física por semana). Utilizo la palabra "sugerir" porque aún no está del todo claro si los dueños de perros caminan más solo porque ya llevan estilos de vida más activos o si los dueños de perros estudiados sobrestimaron la cantidad de tiempo que realmente dedican a pasear a sus mascotas. En una nota más positiva, otros estudios informan que los dueños de perros son menos sedentarios porque se mueven más y se sientan menos durante el día.

En teoría, tener un perro podría ayudar a reducir la epidemia de comportamiento sedentario que aumenta el riesgo de todo tipo de enfermedades, como enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares, obesidad y diabetes. Está claro que el aumento de la actividad física diaria combate todos esos resultados desagradables, sin embargo, la mayoría de los estadounidenses adultos no se acercan a realizar la cantidad recomendada de actividad física (150 minutos a la semana).

A menudo pensamos en la actividad física como algo que se debe programar en nuestros días y no como el total de todo el movimiento que podemos realizar durante un día. En realidad, es la suma de ese movimiento, día tras día, lo que proporciona beneficios de por vida para la salud y el bienestar. Por ejemplo, si una persona asiste a una clase de ejercicio diaria de una hora, suda, pero luego es sedentaria las 23 horas restantes, los beneficios de esa hora de ejercicio disminuyen considerablemente. Por el contrario, existen grandes beneficios para quienes están activos todo el día de una forma u otra, ya sea en las tareas del hogar, la jardinería, caminar, trabajar, etc. Add to that list taking care of pets, especially dogs.

Motivating people to swap a sedentary lifestyle for an active lifestyle is no easy task. It’s relatively simple for us to change our habits in the short-term (e.g., joining a gym), but sustained long-term behavior change (e.g., going to the gym regularly) is much more difficult for most people. And that’s where dog ownership comes in.

You may or may not be surprised to learn that some scientists have put a lot of thought into what motivates us to exercise. Here’s one recent scientific explanation: “… the multi-action control (M-PAC) framework is a [physical activity] PA-specific model that recognizes reflective processes (e.g., perceived capability) as antecedents of PA intention formation, regulatory processes as key to the translation of intention to behavior (also known as action control), and reflexive processes (e.g., habit) as potential hallmarks of PA maintenance.” ( haga clic aquí to see the study cited.)

Responsible dog owners recognize their pet’s need for physical activity and that involves daily walks, among other dog-related activities (feeding, petting, grooming, etc.) Good dog parents develop sustainable, repeatable daily physical activity habits that can last for many years, motivated by the love they feel for their pet and their desire to provide the best care possible to ensure their dog has a long healthspan.

Owning a dog is obviously not a sure solution for reducing sedentary time and increasing physical activity time, but being a responsible dog owner does mean that you’ll be taking more walks (and bending over more often) than you did before you owned a dog. And if those activities add to your daily activity total, you’ll be better off both physically and emotionally.

If your spouse or partner is reluctant to take on the responsibilities of a pet parent, perhaps a convincing argument might be “But honey, owning a puppy will help us both live longer, happier lives and there’s nothing I’d like more than to spend more time with you.”

For more tips on moving well as we age, check out Food & Fitness After 50 , available at Amazon and other book sellers.

Copyright © 2019 [Christine Rosenbloom]. Reservados todos los derechos.


This Simple Hack Will Bring Stale Cereal Back to Life - Recipes

Thanks to Dr. Bob Murray for writing this post. As a dog-lover and dog-owner (well, I think Samson and Buddy own me!) I can related to the benefits of having a dog. Even when I don’t feel like walking, those pleading doggie eyes get me every time!

That sure is a wishy-washy title. Why not something more definitive such as “Owning a Dog Makes You More Fit”? After all, most dog owners can vouch for the increase in their daily physical activity just to care for their pet, including regular walks around the neighborhood. About half of U.S. households own at least one dog and some studies do suggest that dog owners walk more than non-dog owners and are much more likely to meet the current physical activity recommendations (150 minutes of physical activity each week). I use the word “suggest” because it is not yet fully clear if dog owners walk more just because they already lead more active lifestyles or if the dog owners studied overestimated the amount of time they actually spend walking their pets. On a more positive note, other studies report that dog owners are less sedentary because they do move more and sit less during the day.

In theory, dog ownership might help reduce the epidemic of sedentary behavior that increases the risk of all sorts of diseases such as heart diseases, stroke, obesity, and diabetes. It is clear that increased daily physical activity combats all those nasty outcomes, yet most adult Americans do not come close to getting the recommended amount of physical activity (150 minutes each week).

We often think of physical activity as something to be scheduled into our days rather than as the total of all the movement we’re able to accomplish during a day. It’s actually the sum of that movement—day after day—that provides lifelong benefits to health and well-being. For example, if a person goes to a one-hour daily exercise class, works up a sweat, but is then sedentary the remaining 23 hours, the benefits of that hour of exercise are greatly diminished. In contrast, there are great benefits for those who are active all day long in one way or another, be it housework, gardening, walking, labor, and so on. Add to that list taking care of pets, especially dogs.

Motivating people to swap a sedentary lifestyle for an active lifestyle is no easy task. It’s relatively simple for us to change our habits in the short-term (e.g., joining a gym), but sustained long-term behavior change (e.g., going to the gym regularly) is much more difficult for most people. And that’s where dog ownership comes in.

You may or may not be surprised to learn that some scientists have put a lot of thought into what motivates us to exercise. Here’s one recent scientific explanation: “… the multi-action control (M-PAC) framework is a [physical activity] PA-specific model that recognizes reflective processes (e.g., perceived capability) as antecedents of PA intention formation, regulatory processes as key to the translation of intention to behavior (also known as action control), and reflexive processes (e.g., habit) as potential hallmarks of PA maintenance.” ( haga clic aquí to see the study cited.)

Responsible dog owners recognize their pet’s need for physical activity and that involves daily walks, among other dog-related activities (feeding, petting, grooming, etc.) Good dog parents develop sustainable, repeatable daily physical activity habits that can last for many years, motivated by the love they feel for their pet and their desire to provide the best care possible to ensure their dog has a long healthspan.

Owning a dog is obviously not a sure solution for reducing sedentary time and increasing physical activity time, but being a responsible dog owner does mean that you’ll be taking more walks (and bending over more often) than you did before you owned a dog. And if those activities add to your daily activity total, you’ll be better off both physically and emotionally.

If your spouse or partner is reluctant to take on the responsibilities of a pet parent, perhaps a convincing argument might be “But honey, owning a puppy will help us both live longer, happier lives and there’s nothing I’d like more than to spend more time with you.”

For more tips on moving well as we age, check out Food & Fitness After 50 , available at Amazon and other book sellers.

Copyright © 2019 [Christine Rosenbloom]. Reservados todos los derechos.


This Simple Hack Will Bring Stale Cereal Back to Life - Recipes

Thanks to Dr. Bob Murray for writing this post. As a dog-lover and dog-owner (well, I think Samson and Buddy own me!) I can related to the benefits of having a dog. Even when I don’t feel like walking, those pleading doggie eyes get me every time!

That sure is a wishy-washy title. Why not something more definitive such as “Owning a Dog Makes You More Fit”? After all, most dog owners can vouch for the increase in their daily physical activity just to care for their pet, including regular walks around the neighborhood. About half of U.S. households own at least one dog and some studies do suggest that dog owners walk more than non-dog owners and are much more likely to meet the current physical activity recommendations (150 minutes of physical activity each week). I use the word “suggest” because it is not yet fully clear if dog owners walk more just because they already lead more active lifestyles or if the dog owners studied overestimated the amount of time they actually spend walking their pets. On a more positive note, other studies report that dog owners are less sedentary because they do move more and sit less during the day.

In theory, dog ownership might help reduce the epidemic of sedentary behavior that increases the risk of all sorts of diseases such as heart diseases, stroke, obesity, and diabetes. It is clear that increased daily physical activity combats all those nasty outcomes, yet most adult Americans do not come close to getting the recommended amount of physical activity (150 minutes each week).

We often think of physical activity as something to be scheduled into our days rather than as the total of all the movement we’re able to accomplish during a day. It’s actually the sum of that movement—day after day—that provides lifelong benefits to health and well-being. For example, if a person goes to a one-hour daily exercise class, works up a sweat, but is then sedentary the remaining 23 hours, the benefits of that hour of exercise are greatly diminished. In contrast, there are great benefits for those who are active all day long in one way or another, be it housework, gardening, walking, labor, and so on. Add to that list taking care of pets, especially dogs.

Motivating people to swap a sedentary lifestyle for an active lifestyle is no easy task. It’s relatively simple for us to change our habits in the short-term (e.g., joining a gym), but sustained long-term behavior change (e.g., going to the gym regularly) is much more difficult for most people. And that’s where dog ownership comes in.

You may or may not be surprised to learn that some scientists have put a lot of thought into what motivates us to exercise. Here’s one recent scientific explanation: “… the multi-action control (M-PAC) framework is a [physical activity] PA-specific model that recognizes reflective processes (e.g., perceived capability) as antecedents of PA intention formation, regulatory processes as key to the translation of intention to behavior (also known as action control), and reflexive processes (e.g., habit) as potential hallmarks of PA maintenance.” ( haga clic aquí to see the study cited.)

Responsible dog owners recognize their pet’s need for physical activity and that involves daily walks, among other dog-related activities (feeding, petting, grooming, etc.) Good dog parents develop sustainable, repeatable daily physical activity habits that can last for many years, motivated by the love they feel for their pet and their desire to provide the best care possible to ensure their dog has a long healthspan.

Owning a dog is obviously not a sure solution for reducing sedentary time and increasing physical activity time, but being a responsible dog owner does mean that you’ll be taking more walks (and bending over more often) than you did before you owned a dog. And if those activities add to your daily activity total, you’ll be better off both physically and emotionally.

If your spouse or partner is reluctant to take on the responsibilities of a pet parent, perhaps a convincing argument might be “But honey, owning a puppy will help us both live longer, happier lives and there’s nothing I’d like more than to spend more time with you.”

For more tips on moving well as we age, check out Food & Fitness After 50 , available at Amazon and other book sellers.

Copyright © 2019 [Christine Rosenbloom]. Reservados todos los derechos.


This Simple Hack Will Bring Stale Cereal Back to Life - Recipes

Thanks to Dr. Bob Murray for writing this post. As a dog-lover and dog-owner (well, I think Samson and Buddy own me!) I can related to the benefits of having a dog. Even when I don’t feel like walking, those pleading doggie eyes get me every time!

That sure is a wishy-washy title. Why not something more definitive such as “Owning a Dog Makes You More Fit”? After all, most dog owners can vouch for the increase in their daily physical activity just to care for their pet, including regular walks around the neighborhood. About half of U.S. households own at least one dog and some studies do suggest that dog owners walk more than non-dog owners and are much more likely to meet the current physical activity recommendations (150 minutes of physical activity each week). I use the word “suggest” because it is not yet fully clear if dog owners walk more just because they already lead more active lifestyles or if the dog owners studied overestimated the amount of time they actually spend walking their pets. On a more positive note, other studies report that dog owners are less sedentary because they do move more and sit less during the day.

In theory, dog ownership might help reduce the epidemic of sedentary behavior that increases the risk of all sorts of diseases such as heart diseases, stroke, obesity, and diabetes. It is clear that increased daily physical activity combats all those nasty outcomes, yet most adult Americans do not come close to getting the recommended amount of physical activity (150 minutes each week).

We often think of physical activity as something to be scheduled into our days rather than as the total of all the movement we’re able to accomplish during a day. It’s actually the sum of that movement—day after day—that provides lifelong benefits to health and well-being. For example, if a person goes to a one-hour daily exercise class, works up a sweat, but is then sedentary the remaining 23 hours, the benefits of that hour of exercise are greatly diminished. In contrast, there are great benefits for those who are active all day long in one way or another, be it housework, gardening, walking, labor, and so on. Add to that list taking care of pets, especially dogs.

Motivating people to swap a sedentary lifestyle for an active lifestyle is no easy task. It’s relatively simple for us to change our habits in the short-term (e.g., joining a gym), but sustained long-term behavior change (e.g., going to the gym regularly) is much more difficult for most people. And that’s where dog ownership comes in.

You may or may not be surprised to learn that some scientists have put a lot of thought into what motivates us to exercise. Here’s one recent scientific explanation: “… the multi-action control (M-PAC) framework is a [physical activity] PA-specific model that recognizes reflective processes (e.g., perceived capability) as antecedents of PA intention formation, regulatory processes as key to the translation of intention to behavior (also known as action control), and reflexive processes (e.g., habit) as potential hallmarks of PA maintenance.” ( haga clic aquí to see the study cited.)

Responsible dog owners recognize their pet’s need for physical activity and that involves daily walks, among other dog-related activities (feeding, petting, grooming, etc.) Good dog parents develop sustainable, repeatable daily physical activity habits that can last for many years, motivated by the love they feel for their pet and their desire to provide the best care possible to ensure their dog has a long healthspan.

Owning a dog is obviously not a sure solution for reducing sedentary time and increasing physical activity time, but being a responsible dog owner does mean that you’ll be taking more walks (and bending over more often) than you did before you owned a dog. And if those activities add to your daily activity total, you’ll be better off both physically and emotionally.

If your spouse or partner is reluctant to take on the responsibilities of a pet parent, perhaps a convincing argument might be “But honey, owning a puppy will help us both live longer, happier lives and there’s nothing I’d like more than to spend more time with you.”

For more tips on moving well as we age, check out Food & Fitness After 50 , available at Amazon and other book sellers.

Copyright © 2019 [Christine Rosenbloom]. Reservados todos los derechos.